CENTRO DE SOPORTE

Héroes digitales en medio de la crisis fiscal: firma digital y SICOP

Había una vez en una institución pública un cartel de contratación que exigía cosas muy diversas y complejas con muchos requisitos técnicos de admisibilidad. Además, tenía otra inmensa dificultad: solo cinco días para presentar ofertas. Para casi cualquier pyme este cuento habría terminado aquí de no ser por nuestros dos héroes: la firma digital (Ley Nº 8454) y el Sistema Integrado de Compras Públicas, SICOP (Ley Nº 9395).

A pesar de que la contratación era directa (es suficiente invitar a tres oferentes) SICOP dio aviso instantáneo también a cientos de pymes. Una de estas estimó que no podría hacer sola toda la contratación, pero si juntaba las fortalezas suyas y de otras tres pymes en consorcio sí podría. Pero había que apurarse mucho: la negociación, el consorcio, las ofertas y la respuesta había que hacerla y firmarla en solo cinco días. Los gerentes de dos de las pymes estaban fuera del país. ¡Qué susto! Por dicha todos tenían consigo sus certificados de firma digital y podrían rubricarlo desde cualquier parte del mundo.

Para no cansarlos con el cuento, sin verse ni una sola vez cara a cara, los cuatro gerentes lograron ponerse de acuerdo rápidamente en las responsabilidades, labores y costos, elaboraron un acuerdo consorcial, lo firmaron digitalmente, prepararon su respuesta conjunta, la presentaron mediante SICOP y allí cada uno la firmó digitalmente. ¡Hasta sobraron unas horas para revisar ofertas anteriores de su posible único gran competidor para asegurarse de presentar una oferta económica bien competitiva gracias a que en SICOP es fácil consultar expedientes de contrataciones anteriores!

¿Quién ganó? Sin duda ganó Costa Rica. Hubo solo dos ofertas: una vez hecha la apertura pública resultó que la oferta del consorcio de pymes cumplía todos los requisitos y fue 14% más económica que la otra (una gran empresa). El consorcio ganó, ejecutó con éxito la contratación y recibió felicitaciones de la institución pública, que quedó muy impresionada de que cuatro pymes - juntando sus fortalezas- pudieron ganar y hacer bien (por un precio menor) un proyecto que ellos pensaban que solo podría haber hecho una gran empresa.

La firma digital y el SICOP generan ahorros al Estado (alrededor de 1.4% del PIB) gracias a la simplificación de trámites y a que propician mayor transparencia y libre competencia, y también habilitan a muchas más pymes a participar en los procesos de compras públicas. Es una lástima que el Reglamento a la Ley Nº 9395 que obliga a todo el Estado a utilizar SICOP tenga tantos portillos abiertos que permiten a instituciones públicas seguir haciendo compras fuera de SICOP.

 

 

Nota tomada de: LA REPUBLICA.COM