SUPPORT CENTER

Firma será requerida en febrero para transacciones bancarias

A partir de febrero de 2013, será necesario contar con una firma digital para realizar cualquier transacción bancaria por medio de internet. Así lo informó el Banco Central de Costa Rica (BCCR) como parte de los nuevos planes a aplicar en el Sistema Nacional de Pagos Electrónicos (SINPE).

En este año, se continuó con el proceso de apertura de Oficinas de Registro a lo largo de todo el territorio nacional, con el fin de ofrecer la facilidad de entrega de certificados digitales a los usuarios de los servicios financieros. Actualmente, solo cuatro bancos comerciales pueden accionar la firma digital.

En este momento, hay 31 oficinas de registro, las cuales se encuentran distribuidas en todas las provincias del país, posibilitando una capacidad de entrega de más 150 mil certificados anuales. El BCCR informó que hasta ahora se han entregado más de 36 mil certificados digitales, los cuales ya están siendo utilizados en los sitios web de las distintas entidades e instituciones que han habilitado esta posibilidad a sus clientes.

El acto oficial para poner en operación la Autoridad Certificadora de Agente Electrónico se hará en enero, y con ello los certificados digitales que requieren las empresas e instituciones para firmar transacciones y comprometerse jurídicamente con sus clientes cuando éstos reciben servicios electrónicos a través de sus infraestructuras web.

El ente emisor informó que -adicionalmente- continuará con la migración de los servicios del SINPE a tecnología web, donde destacan en primera instancia los servicios de compensación multilateral neta, es decir cheques, otros valores, crédito directo, débito directo y autorización de débito automático.

En lo que a servicios nuevos se refiere, se está trabajando en una propuesta de Monedero Móvil, la cual se dirige al segmento de pagos al detalle y tiene como propósito proveer infraestructura pública para dotar a la sociedad costarricense de un mecanismo seguro de pagos interbancarios, de amplia cobertura y de bajo costo, que promueva la sustitución gradual de los medios de pago tradicionales como los billetes y las monedas.

A través del monedero móvil se pretende poner a disposición de las personas no bancarizadas, un mecanismo que les permita acceder a los pagos electrónicos y con ello lograr mayores niveles de inclusión financiera y social en el país.

 

Nota tomada de: www.nacion.com